el monopolio

Microsoft abre sus programas y Bruselas reacciona con escepticismo.

Deja una respuesta