Google se hace el harakiri

Jajajaja. Es que me parto. Está tan paranoico Google con la venta de enlaces, la manipulación del PageRank y los enlaces antinaturales creados sólo para ayudar a las webs a posicionarse que hoy ha ocurrido lo más divertido que he visto en años: Google ha penalizado a su división japonesa, Google.co.jp, por comprar a bloggers para que escribieran reviews sobre sus productos y los enlazaran. Como si se tratara de una web cualquiera, la central de Google ha dado ejemplo y le ha cortado la cabeza a Google Japón por su grave pecado. El PageRank de Google.co.jp ha bajado de 9 a 5. Y Matt Cutts explicándolo por Twitter… Que me da la risa.

¿Se tratará de otra broma de Google para hacernos creer que no son una malvada multinacional y que aún siguen siendo dos amiguetes jugando en un garaje con piezas de Lego o se tratará de una penalización de verdad? ¿Querrían los enlaces para posicionarse en Yahoo y Live? ¿Están tan obsesionados con la venta de enlaces que empiezan a ver fantasmas por todas partes? ¿Se les secó el cerebro como a Don Quijote de tanto leer libros de black hat y confunden a los molinos con gigantes? ACTUALIZO: ¿O tal vez sea, como dice Isaac Sunyer en los mismos comentarios de este artículo, una maniobra publicitaria de Google para avisar a los webmasters de que van realmente en serio con las penalizaciones por la venta de enlaces y que no tienen favoritismos ni se casan con nadie? (gracias por el apunte, Isaac ;))

Sea como fuere, ha sido tronchante, se mire por donde se mire

Me pregunto qué será lo próximo. ¿Se banearán a sí mismos de Adsense? (bueno, no es Adsense exactamente pero ya me entendéis, me refiero a los enlaces patrocinados de Adwords que salen en las búsquedas). ¿Quién será el próximo en caer? ¿Google.fr, Google.fi? ¿O tal vez Google.es…?

La desigualdad en los resultados de búsqueda

Parece obvio que mientras algunas búsquedas sorprenden por la enorme calidad de los resultados, otras lo hacen por lo contrario. En estas últimas muchas veces los primeros resultados muestran webs irrelevantes o sin contenido, o bien con éste bajo mínimos. A grandes rasgos podemos clasificar las búsquedas en cuatro grandes grupos. Por supuesto, todo este artículo se basa en mis experiencias personales, tanto como usuario como webmaster y, en menor medida SEO, siendo un punto de vista como otro cualquiera que no pretende sentar cátedra. En cuanto a los grupos, éstos pueden ser:

1) Búsquedas poco competidas o muy específicas y por tanto no manipuladas por el SEO. Aquí el algoritmo muestra su debilidad o su fortaleza, dependiendo del caso. Que los resultados sean buenos o malos en este caso es una especie de lotería. A veces son buenos por el long tail de buenas webs con un buen SEO o por el long tail de webs que son populares (es decir, enlazadas naturalmente, las cuáles son minoría) y no necesitan de SEO (a grandes rasgos, ya que no hay que conformarse nunca y una buena optimización puede incluso mejorar estas webs). A veces los resultados son malos porque no hay una estructura de enlaces (contados como votos) que ayude al algoritmo a ordenar las posiciones, pudiendo aparecer cualquier cosa.

2) Búsquedas relativamente frecuentes pero no optimizadas por SEO’s (“terreno virgen” por así decirlo). Aquí se deja a la suerte la ordenación (long tail, si existe, mediante links naturales como un enlace suelto en una página de noticias, un blog que casualmente habla de mi página, vaya usted a saber con qué anchor text, ningún enlace relevante, etc., etc.). El resultado, al igual que en el primer caso, es impredecible, a veces bueno, a veces malo.

3) Búsquedas muy competidas y sobreoptimizadas, con webs de contenidos mediocres subidas muy arriba por hábiles SEO’s. Esto es evidentemente malo para el usuario y para Google. Los resultados son manipulados de forma negativa, destrozando la calidad de los mismos.

4) Para terminar señalaremos el que parece el caso ideal tanto para el usuario como para Google: contenidos desde aceptables (el mínimo de calidad) hasta excepcionales ayudados por el empujoncito que unos buenos SEO‘s han sido capaces de dar. El buen SEO siempre deberá tender hacia esta estrategia, la cuál es la más ética, segura y estable, no siendo tan vulnerable a cambios de algorimo ideados precisamente para luchar contra el caso 3.

Por supuesto, puede haber más combinaciones.

Me gustaría aprovechar el artículo para tratar de desmitificar la creencia general de que Google odia el SEO. Sinceramente, no lo creo. Google odia el spam, que es muy diferente, pero adora el buen SEO. Al igual que para Google no hay nada peor que manipulaciones interesadas de su índice sin aportar calidad a cambio, al tiempo no hay nada mejor para él que webmasters y SEO’s que actúen con ética aportando buenos contenidos y optimizándolos para hacer el trabajo más fácil a sus motores de búsqueda y mejorar los resultados.

Hace poco leí un artículo muy interesante sobre las oportunidades perdidas por muchas webs con buen contenido por no conocer el mínimo imprescindible de optimización (cosas como “click aquí”, “bienvenido a tal.com” y otros errores garrafales). También es interesante la lectura de este artículo sobre el arte de enlazar escrito en Sigt. Espero que los disfrutéis. 😉

P.D. Encantado de volver a escribir aquí después de un año. Saludos a todos los lectores, especialmente a Duque y Pedro. 😀